Los lunares y las manchas, ¿Cuándo debes acudir a tu médico?

Todos tenemos lunares, manchas o pecas en mayor o menor medida, y la mayoría de ellos son inocuos e inofensivos. Pero en ocasiones constituyen un aviso de enfermedades más preocupantes, y merece la pena controlar su aspecto y cantidad.

Si tenemos lunares o manchas a) que cambian de forma imprevista, b) o bien alteran su tamaño o color, debemos acudir al dermatólogo sin pérdida de tiempo. También son preocupantes c)  los que veamos sangrar, crecer o d) que nos causan irritación o escozor; son los síntomas que pueden indicar la presencia de un melanoma.

Además, todos aquéllos que tengan abundancia de lunares (entre cincuenta y cien por todo el cuerpo, o más aún) o una historia familiar en la que esté presente en cáncer de piel, también deben someterse a pruebas y chequeos regulares para comprobar que no hay indicios de la enfermedad.

Hay que recordar que este cáncer se cura en gran medida si se descubre a tiempo, y actualmente la detección precoz es habitual, con técnicas como la dermatoscopia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *