Bailar es una de las maneras más divertidas y eficaces para adelgazar. Un ejercicio que te ayudará a mejorar tu figura y tu salud. Y, de hecho, cada vez son más los diferentes estilos de baile que se suman a los que ya conocemos.
Zumba, aerodance o bollywood están entre los estilos de moda, pero sin dejar de lado otros bailes que son una auténtica quema grasas, como la samba, el tango o el chachachá. Y, por supuesto, las sevillanas, un baile perfecto para fortalecer brazos, espalda, manos y muñecas. ¿Te animas a bailar? Vamos a ver más detenidamente cuáles son los beneficios que nos reporta el baile y cómo nos ayuda a perder peso.
Bailar es bueno, tanto para el estado de ánimo como para nuestra salud y nuestra figura. De hecho, el baile está considerado como uno de los ejercicios físicos más completos, ya que es la forma más efectiva de trabajar varios grupos musculares al mismo tiempo.
Estilos de baile
Para aprovechar todos los beneficios del baile dos consejos: Ser constante y elegir la modalidad o estilo que más nos guste y mejor se adapte a nuestra condición física.

Bailes de salón

¿Quieres quemar calorías rápido? Nada como bailar salsa, el tango o el chachachá, que te ayudarán a quemar entre 210 y 260 calorías (una hora de baile). A mayor intensidad, más calorías quemaremos (por ejemplo, el hip-hop o los bailes de discoteca, 450 calorías/hora).

Danza del vientre

¿Sabías que la danza del vientre ayuda a combatir los síntomas de la menopausia? Síntomas tan molestos como los sofocos, el insomnio o la falta de libido. La danza del vientre, entre otros beneficios, ayuda a fortalecer la espalda, a trabajar el suelo pélvico y el abdomen. Al mismo tiempo, mejora la autoestima y ayuda a la mujer a conocerse.

Sevillanas

El baile idóneo para fortalecer las extremidades superiores (espalda, brazos, hombros, manos y muñecas). Las sevillanas es un baile especialmente recomendado como tratamiento de patologías de las articulaciones, la artrosis en concreto de manos, dedos, hombros y codos.

Baile clásico

El ballet, por ejemplo, ayuda a mejorar la flexibilidad y a corregir las malas posturas. Hay que tener cuidado con esta elección si tenemos un problema severo de espalda o de articulaciones (por las numerosas flexiones de los ejercicios).Ellahoy/hondudiario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *