Maltratos físicos o emocionales después del divorcio

Porque se dan estas situaciones en las parejas cuando el amor termina.

La violencia doméstica es un grave problema social de enormes proporciones, se conoce mucho de la naturaleza y la dinámica de la violencia doméstica, así como los efectos psicológicos y los efectos a largo plazo del abuso de las mujeres maltratadas. Hay otro abuso que se le ha dado poca importancia y es el abuso de la separación, a pesar que ha sido identificado como un serio componente de violencia doméstica.

El abuso de separación está vinculado directamente a las barreras que enfrentan muchas mujeres maltratadas después de la separación, en sus intentos de obtener y mantener una sensación de seguridad, y libre determinación de independencia, al comenzar el proceso de curación del trauma del abuso.

Los niveles de abuso se incrementan en diversas formas de abuso, como manipulación y coacción por el agresor como medio de mantener el poder y el control, con el consiguiente efecto de mantener altos niveles de miedo en la víctima, siendo un patrón característico de las relaciones abusivas.

Las mujeres abusadas son terriblemente conscientes del peligro de las amenazas de venganza y amenazas constantes, como hostigamiento, amenazas de secuestrar a los niños, la destrucción de la propiedad, y las amenazas e intentos de dañar a la mujer o los hijos o ambos.  La mujer maltratada vive aterrorizada, lo que crea una existencia que lleva a muchas a considerar si la tortura de vivir lejos del agresor es peor que la tortura que sufrió mientras vivía con él.

Para muchas mujeres maltratadas, el aislamiento, el silencio, el secreto y la vergüenza     era  lo que enfrentaba en la vida diaria mientras vivía con el abusador,  pero también esta continúa siendo parte de su existencia una vez  separada del abusador.

Sobretodo en el inicio de separación del abuso, la vergüenza, el miedo, la baja autoestima y la auto-culpa que se desarrolló como consecuencia del abuso,  se  intensifica aun mas a medida que la mujer se da cuenta que separándose sólo ha dado lugar a la aparición de nuevos y diferentes formas de abuso, y su intento de escapar sólo ha confirmado lo que él siempre le decía; que es incapaz de protegerse de él.

Con intervenciones terapéuticas eficaces, muchas mujeres encuentran la fuerza, el coraje y el apoyo externo para empezar a romper poco a poco el aislamiento, revelando la realidad del pasado y presente abuso, y parar al agresor.

En muchos casos, las metas terapéuticos de lograr independencia, autodeterminación y en última instancia la restauración emocional, se puede lograr con mayor eficacia a través de aceptar y atacar directamente el abuso después de la separación, siendo prioridad la seguridad, la lucha contra el aislamiento y el desarrollo del sentido de control de su vida.

Que hacer si usted vive una situación asi busque ayuda, informese consulte a un consejero espiritual o clínico, familiares o a las personas que le puedan dar una solución

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *